¿Cómo será la próxima generación de productos de microcrédito para mujeres?

¿Cómo será la próxima generación de productos de microcrédito para mujeres?

Plantilla G Bloques de contenido
Subeditor

Nota del editor: este blog es una publicación cruzada del FILTRARSE blog

En 2006, el Comité del Premio Nobel otorgó el Premio Nobel de la Paz a uno de los arquitectos originales de las microfinanzas modernas, el profesor Muhammad Yunus. El modelo de microfinanzas del profesor Yunus, junto con modelos similares de préstamos de responsabilidad grupal dirigidos a mujeres en todo el mundo, se basaba en una premisa simple. Las mujeres podrían aumentar sus ingresos, y por lo tanto, sus propios lotes y el futuro de sus familias, siendo propietarias y operando sus propias microempresas. Yunus y otros supusieron que la falta de acceso al capital se interponía entre muchas de estas mujeres y la capacidad de invertir en actividades generadoras de ingresos. De hecho, muchas barreras estructurales a menudo impiden que las mujeres accedan al crédito de fuentes formales: falta de activos como garantía, falta de documentos de identificación formales y falta de productos financieros dirigidos directamente a ellas.

Sin embargo, lo que esta teoría del cambio quizás no tuvo en cuenta fue la influencia duradera de las normas sociales de género y cómo a menudo desempeñan un papel en eludir los impactos más grandes del acceso al capital de trabajo en el empoderamiento de las mujeres. En general, la evidencia sobre el impacto del acceso al crédito en las mujeres empresarias ha mostrado poco o ningún efecto transformador sobre el consumo o los resultados del empoderamiento de las mujeres (para obtener más información al respecto, consulte Abhijit Banerjee, Dean Karlan y Jonathan Zinman visión general de Seis evaluaciones aleatorias de microcrédito en el American Economic Journal). En cambio, los investigadores están descubriendo que los productos financieros pueden tener un impacto en el empoderamiento de las mujeres, pero solo cuando estos productos están diseñados de manera que respondan a las normas de género y las barreras y limitaciones que normalmente podrían crear. ¿Qué se necesitaría para que la próxima generación de productos financieros para mujeres sea sensible al género?

Consideremos algunos de los posibles obstáculos derivados de las normas sociales y los roles de género que pueden afectar el espíritu empresarial de las mujeres:

  • Exigencias de tiempo: las mujeres que asumen trabajo no remunerado en el hogar, por ejemplo, como cuidadoras de niños o familiares ancianos, pueden tener menos tiempo para dedicarse a las actividades comerciales;
  • Actividades comerciales: las mujeres y los hombres también pueden tender a agruparse en diferentes tipos de actividades comerciales, con diferente potencial de ganancias y crecimiento;
  • Restricciones de movilidad: En algunas culturas, las mujeres pueden tener movilidad limitada y no pueden viajar fácilmente o trabajar fuera del hogar de forma independiente;
  • Grados de control sobre los recursos: las mujeres pueden tener un poder de negociación limitado dentro de un hogar y, por lo tanto, un control limitado sobre cómo se invierten sus propios recursos y activos, incluidos los préstamos y los ingresos del trabajo.

Un estudio de Innovations for Poverty Action realizado por el economista nathan fiala puede arrojar más luz sobre el impacto que tiene este último punto, el poder de negociación dentro del hogar, sobre los resultados para las mujeres. En un estudio aleatorio en Uganda, Fiala encuentra que las mujeres enfrentan fuertes restricciones en su poder de toma de decisiones y tienden a ocultar los recursos como la única forma de mantener el control. Encontró que los hombres tienen menos probabilidades de temer perder recursos dentro del hogar y no esconden el dinero con tanta frecuencia. Fiala analizó el impacto del capital comercial, ya sea por préstamo o subvención, en los resultados económicos de hombres y mujeres, y descubrió que las mujeres que ocultan el dinero de sus maridos experimentaron mayores resultados económicos, mientras que las que no ven una disminución. Por el contrario, los hombres del estudio que no ocultan el dinero a sus esposas vieron mejores resultados económicos. Esto puede ayudar a explicar algunos de los impactos deslucidos del microcrédito entre las mujeres, particularmente aquellas que experimentan bajos niveles de poder de negociación dentro del hogar.

Los pagos digitales están emergiendo como una herramienta prometedora para promover el empoderamiento económico de las mujeres, precisamente porque permiten elementos de privacidad y control que el efectivo no permite. Los pagos digitales, ya sea a través de una tarjeta de débito o un producto de dinero móvil, por ejemplo, pueden dar a las mujeres acceso exclusivo a sus propios recursos y mantener en privado la información sobre sus saldos y actividades financieras. Los estudios recientes sobre el impacto de los pagos digitales para las mujeres son ciertamente prometedores. En India, por ejemplo, Field et al. miró a las mujeres participantes en un programa de trabajo público que recibían su salario depositado directamente en una cuenta personal, en comparación con las mujeres que recibían su salario a través de la cuenta de su marido, que era una práctica habitual. Descubrieron que estas mujeres tenían más probabilidades de trabajar fuera del hogar, una diferencia que era especialmente pronunciada entre aquellas mujeres que no habían trabajado antes o cuyos maridos desaprobaban que las mujeres trabajaran.

Otro estudio en Níger por Aker et al. analizó el impacto de entregar transferencias de beneficios sociales electrónicamente versus en efectivo, y descubrió que la probabilidad de que el destinatario previsto, una mujer, fuera responsable de recibir las transferencias aumentó del 8 al 47 por ciento. Además, aquellas mujeres que recibieron transferencias digitales aumentaron la diversidad de su dieta al comprar más tipos de alimentos.

Estas lecciones emergentes sobre el poder de negociación, la privacidad y el control de las mujeres brindan lecciones importantes para futuras iteraciones de productos de microcrédito para mujeres. Por ejemplo, los microcréditos entregados a través de pagos digitales pueden ser una herramienta poderosa no solo para reducir las restricciones de capital para las mujeres propietarias de microempresas, sino también para ayudarlas a mantener el control sobre las decisiones de inversión. Brindarles a las empresas de mujeres la capacidad de aceptar pagos digitales también puede ser una forma impactante de garantizar que mantengan el control sobre sus ingresos. Por supuesto, las finanzas digitales, como los círculos de préstamos originales de Yunus, no son de ninguna manera una panacea para el empoderamiento de las mujeres. Es más probable que las mujeres no posean sus propios teléfonos móviles personales, lo que les permitiría acceder al dinero móvil, por ejemplo. Todavía queda mucho por aprender sobre cómo generar confianza en los productos digitales, ayudar a las mujeres a comprender sus derechos y responsabilidades al usar nuevos productos y crear canales de distribución rentables. Se necesitan más pruebas sobre las formas en que los productos financieros, cuando se diseñan adecuadamente, pueden ayudar a abordar directamente las normas de género que aún pueden limitar el éxito de las mujeres.

 

el 26 de mayo de 2017