Aceptación y vacilación de la vacuna COVID-19 en países de ingresos bajos y medios

Aceptación y vacilación de la vacuna COVID-19 en países de ingresos bajos y medios

Plantilla G Bloques de contenido
Subeditor

Resumen

A medida que la vacunación contra la COVID-19 aumenta en todo el mundo, comprender los factores que pueden llevar a las personas de los países de ingresos bajos y medianos (PIMB) a rechazar la vacuna contra la COVID-19 es una preocupación mundial, ya que los retrasos en la vacunación podrían facilitar la propagación global de variantes del virus. Los investigadores encuestaron a casi 45,000 personas en 10 países de ingresos bajos y medianos, Estados Unidos y Rusia entre junio de 2020 y enero de 2021 sobre la aceptación de la vacuna y fuentes confiables de asesoramiento sobre vacunación. Encontraron altos niveles de aceptación de vacunas en los países de ingresos bajos y medianos, con una tasa de aceptación promedio del 80 por ciento entre los encuestados, y la autoprotección como motivación principal. La principal preocupación de los encuestados con respecto a las vacunas son los posibles efectos secundarios. Por último, los trabajadores de la salud se consideran las fuentes de información más confiables sobre las vacunas. Los gobiernos pueden mejorar las campañas de vacunación apelando a la autoprotección y asociándose con los trabajadores de la salud para promover mensajes de salud pública.

Tema de política

Las vacunas seguras y eficaces contra la COVID-19 son una herramienta fundamental para controlar la pandemia. Después de los ensayos clínicos, se aprobaron varias vacunas en varios países y, a partir de diciembre de 2020, se están distribuyendo en todo el mundo. A pesar de los avances en los acuerdos de intercambio y donación de vacunas, a partir de julio de 2021, la distribución mundial de vacunas sigue siendo muy desigual, con gran parte del suministro y la aceptación actuales en países de altos ingresos.1

Si bien la distribución eficaz y equitativa de las vacunas es una prioridad política clave, garantizar la aceptación y el cumplimiento de los regímenes de vacunación por parte de la población es igualmente importante. La aceptación de las vacunas y la confianza en las instituciones que las administran probablemente sean claves para el éxito de cualquier campaña de vacunación.2 Para promover la inmunización de manera efectiva y diseñar estrategias de mensajes, los encargados de la formulación de políticas y los proveedores de atención médica deben saber si las personas están dispuestas a vacunarse, las razones por las que están dispuestas o no a hacerlo y los factores que influyen en su toma de decisiones.

Varios estudios investigan la disposición de los residentes de países de altos ingresos a tomar una posible vacuna contra el COVID-19,3 4 sin embargo, se sabe comparativamente poco sobre las tasas de aceptación en los países de ingresos bajos y medios, donde reside la mayoría de la población mundial. Comprender los factores que pueden llevar a las personas de entornos de bajos ingresos a rechazar la vacuna COVID-19 es una preocupación mundial, ya que un retraso en la vacunación en el mundo en desarrollo podría facilitar la propagación de nuevas variantes del virus a otros países y potencialmente retrasar la recuperación global de la crisis. pandemia. 

Contexto de la Evaluación

La aceptación de la vacunación infantil contra enfermedades comunes, como el sarampión (MCV), el bacilo de Calmette-Guérin (BCG) y la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP), es generalmente alta en los países de ingresos bajos y medianos, lo que proporciona motivos para el optimismo. sobre la futura adopción de las vacunas COVID-19. Aún así, las encuestas existentes sobre la aceptación de la vacuna COVID-19 en países de altos ingresos documentan grandes variaciones, tanto entre países como dentro de ellos, incluso en entornos donde las tasas generales de vacunación son altas.5 Estos estudios resaltan las preocupaciones sobre la seguridad de la vacuna COVID-19, y particularmente las preocupaciones sobre la velocidad del desarrollo de la vacuna, como razones de vacilación en entornos de mayores ingresos. Preocupaciones similares pueden aplicarse en entornos de ingresos bajos y medios.

Otras razones adicionales para la vacilación pueden ser más prominentes en entornos de bajos ingresos. Las tasas de mortalidad por COVID-19 reportadas han sido más bajas en muchos de estos países que en los países de ingresos más altos, aunque las tendencias pueden cambiar rápidamente.6 Si las personas, a su vez, sienten que el riesgo de enfermedad es menos grave, pueden estar menos inclinados a aceptar los riesgos percibidos asociados con la administración de una vacuna desarrollada recientemente. Estudios previos también han destacado factores como la preocupación por la calidad de la atención médica,7 experiencias históricas negativas,8 débil apoyo de los líderes tradicionales,9 y desconfianza en el gobierno10 como barreras para la utilización de la atención médica en los países de bajos ingresos. 

Para comprender los factores que pueden llevar a las personas de países de bajos y medianos ingresos a rechazar la vacunación contra la COVID-19, los investigadores desarrollaron y desplegaron un conjunto común de preguntas en 15 estudios en África, el sur de Asia y América Latina: siete en países de bajos ingresos (Burkina Faso, Mozambique, Ruanda, Sierra Leona, Uganda), cinco en países de ingresos medianos bajos (India, Nepal, Nigeria, Pakistán) y uno en un país de ingresos medianos altos (Colombia). Los investigadores compararon estos hallazgos con los de dos países a la vanguardia de la investigación y el desarrollo de vacunas, Rusia y Estados Unidos.

Detalles de la Intervención

Los investigadores realizaron 15 estudios entre junio de 2020 y enero de 2021 a través de plataformas telefónicas y en línea. Los estudios variaron en términos de alcance geográfico, metodología de muestreo y modalidad de encuesta. Los estudios de Burkina Faso, Colombia, Ruanda y Sierra Leona utilizaron muestras representativas a nivel nacional de números de teléfonos móviles activos alcanzados mediante marcación aleatoria de dígitos (RDD). Los estudios en Estados Unidos y Rusia se realizaron en línea utilizando muestras de cuotas obtenidas de empresas de encuestas privadas, y los ocho estudios restantes se dirigieron a poblaciones subnacionales. En conjunto, los estudios suman 44,260 encuestados: 20,176 personas de 10 países de ingresos bajos y medianos y 24,084 de EE. UU. y Rusia. 

La principal medida de resultado de las encuestas fue la aceptación de la vacuna. A los encuestados que respondieron “sí” a recibir una vacuna una vez disponible se les preguntó sobre sus principales motivaciones, por ejemplo, si era la autoprotección o la protección de los demás, para recibir la vacuna. Si los encuestados decían que no estarían dispuestos a recibir la vacuna, los investigadores hacían un seguimiento con una pregunta para comprender las razones de los encuestados para no recibir la vacuna. 

Finalmente, independientemente de la voluntad expresada por los encuestados de recibir la vacuna, los investigadores preguntaron acerca de los actores e instituciones que influirían en su decisión. Los investigadores también recopilaron información sobre el sexo, la edad y el nivel educativo de los encuestados para evaluar la variación de la respuesta entre los grupos demográficos. Además de producir estimaciones a nivel de país, los investigadores combinaron datos de todos los estudios (excepto los de EE. UU. y Rusia) para calcular una estimación agregada para todos los países de ingresos bajos y medianos. 

Resultados y lecciones de política

Los investigadores encontraron niveles relativamente altos de aceptación de la vacuna en entornos de bajos ingresos, con una tasa de aceptación promedio del 80 por ciento en los 10 países. Además, la tasa de aceptación en cada muestra de países de ingresos bajos a medios fue mayor que en Estados Unidos (64.6 por ciento) y Rusia (30.4 por ciento). Las encuestas de hogares de África (Burkina Faso, Mozambique, Nigeria, Ruanda, Sierra Leona, Uganda), Asia (Bangladesh, India, Nepal, Pakistán) y América Latina (Colombia) mostraron una tasa de aceptación de la vacuna que oscilaba entre el 66.5 por ciento (Burkina Faso) y 96.6 por ciento (Nepal).

La razón más común dada para la aceptación de la vacuna fue la protección personal contra la infección por COVID-19, con un promedio de 91 por ciento de encuestados en países de ingresos bajos a medianos, 94 por ciento en Estados Unidos y 76 por ciento en Rusia. En los entornos de bajos ingresos, las personas informaron estar dispuestas a recibir la vacuna COVID-19 para proteger a sus familias, aunque en tasas mucho más bajas para un promedio del 36 por ciento de los encuestados. En comparación con la autoprotección, sólo el 14 por ciento de los encuestados citó la protección de la comunidad como una razón importante para vacunarse. Esta evidencia sugiere que los llamamientos públicos que promueven los beneficios de la vacunación para el bienestar personal pueden ser más efectivos que aquellos que promueven los beneficios para el bienestar de los demás. 

La razón más común expresada por la renuencia a recibir la vacuna en los países de bajos ingresos fue la preocupación por los efectos secundarios, citado por un promedio del 44 por ciento de los encuestados de LMIC. Los encuestados en los EE. UU. (79 por ciento) y Rusia (37 por ciento) expresaron esta preocupación de manera similar. 

Los trabajadores de la salud fueron considerados las fuentes de información más confiables sobre las vacunas contra el COVID-19, según lo informado por un promedio del 48 por ciento de los encuestados en los países en desarrollo. El gobierno (19 por ciento) y familiares o amigos (17 por ciento) también figuraron como fuentes confiables. Estos hallazgos sugieren que los programas y campañas de salud pública que involucran a los trabajadores de salud locales pueden ser particularmente efectivos para fomentar la vacunación oportuna y completa (dos dosis) y persuadir a las personas que aún dudan en vacunarse. 

Si bien hasta la fecha la distribución mundial de vacunas se ha inclinado fuertemente hacia los países de ingresos más altos, los hallazgos del estudio sugieren que priorizar la distribución a los países de ingresos bajos y medianos puede ser una estrategia más eficiente para lograr inmunidad a escala global y prevenir la aparición de variantes que intentar convencer a los países de ingresos altos. residentes del país que todavía dudan.

Una vez que la distribución de vacunas a los países de ingresos bajos y medianos comience en serio, estos hallazgos sugieren que las campañas de vacunación deben centrarse en convertir las intenciones positivas en aceptación, incluso mediante la inversión en empujones de "última milla". La contratación de trabajadores de la salud para brindar información sobre vacunas, el aprovechamiento de las normas sociales a favor de las vacunas y los mensajes centrados en la eficacia y seguridad de las vacunas pueden ser efectivos para abordar las dudas restantes.

Lista completa de autores: Julio S. Solis Arce, Shana S. Warren, Niccolò F. Meriggi, Alexandra Scacco, Nina McMurry, Maarten Jan Voors, Georgiy Syunyaev, Amyn Abdul Malik, Samya Aboutajdine, Opeyemi Adeojo, Deborah Anigo, Alex Armand, Saher Asad, Martin Atyera, Britta Augsburg, Manisha Awasthi, Gloria Eden Ayesiga, Antonella Bancalari, Martina Björkman Nyqvist, Ekaterina Borisova, Constantin Manuel Bosancianu, Margarita Rosa Cabra García, Ali Cheema, Elliott Collins, Filippo Cuccaro, Ahsan Zia Farooqi, Tatheer Fatima, Mattia Fracchia, Mery Len Galindo Soria, Andrea Guariso, Ali Hasanain, Sofía Jaramillo, Sellu Kallon, Anthony Kamwesigye, Arjun Kharel, Sarah Kreps, Madison Levine, Rebecca Littman, Mohammad Malik, Gisele Manirabaruta, Jean Léodomir Habarimana Mfura, Fatoma Momoh, Alberto Mucauque, Imamo Mussa, Jean Aime Nsabimana, Isaac Obara, María Juliana Otálora, Wendemi Béchir Ouédraogo, Touba Bakary Pare, Melina R. Platas, Laura Polanco, Javaeria Ashraf Qureshi, Mariam Raheem, Vasudha Ramakr ishna, Ismail Rendrá, Taimur Shah, Sarene Eyla Shaked, Jacob N. Shapiro, Jakob Svensson, Ahsan Tariq, Achille Mignondo Tchibozo, Hamid Ali Tiwana, Bhartendu Trivedi, Corey Vernot, Pedro C. Vicente, Laurin B Weissinger, Basit Zafar, Baobao Zhang, Dean Karlan, Michael Callen, Matthieu Teachout, Macartan Humphreys, Ahmed Mushfiq Mobarak, Saad B. Omer

Fuentes

1. Unidad de Inteligencia de The Economist. Más de 85 países pobres no tendrán acceso generalizado a las vacunas contra el coronavirus antes de 2023. El economista 2021.

2. Figueiredo A de, Simas C, Karafillakis E, Paterson P, Larson HJ. Mapeo de tendencias globales en la confianza en las vacunas e investigación de las barreras para la adopción de vacunas: un estudio de modelado temporal retrospectivo a gran escala. The Lancet 2020; 396: 898-908.

3. Boyon N. Actitudes globales sobre una vacuna COVID-19: encuesta Ipsos para el Foro Económico Mundial. Publicado el 5 de noviembre de 2020. https://www.ipsos.com/en/global-attitudes-covid-19-vaccine-october-2020.

4. Malik A, McFadden S, Elharake J, Omer S. Determinantes de la aceptación de la vacuna COVID-19 en los EE. UU. EClinicalMedicine 2020; 26: 100495.

5. Boyon N. Actitudes globales sobre una vacuna COVID-19: encuesta Ipsos para el Foro Económico Mundial. Publicado el 5 de noviembre de 2020. https://www.ipsos.com/en/global-attitudes-covid-19-vaccine-october-2020.

6. Ritchie, Hannah, et al. “Pandemia de coronavirus (COVID-19)”. Our World in Data, marzo de 2020. ourworldindata.org, https://ourworldindata.org/covid-deaths.

7. Christensen D, Dube O, Haushofer J, Siddiqi B, Voors M. Construyendo sistemas de salud resilientes: Evidencia experimental de sierra leona y el brote de ébola de 2014. Revista trimestral de economía, 2021.

8. Lowes SR, Montero E. El legado de la medicina colonial en África central. 2018.

9. Jegede AS. ¿Qué llevó al boicot nigeriano a la campaña de vacunación contra la poliomielitis? PLOS Medicina 2007; 4(3).

10. Blair R, Morse B, Tsai L. Salud pública y confianza pública: evidencia de la encuesta sobre la epidemia de la enfermedad del virus del ébola en liberia. Ciencias Sociales y Medicina 2017; 172: 89–97.

el 16 de julio de 2021