El impacto del programa de policía militar en Colombia

El impacto del programa de policía militar en Colombia

Plantilla G Bloques de contenido
Subeditor

Resumen

El uso de fuerzas militares para tareas de seguridad pública se ha convertido en un enfoque común para combatir el crimen y la inseguridad. defensores de estos “mano dura” Las políticas (de puño de hierro) las ven como necesarias para controlar el crimen, mientras que los detractores afirman que socavan los derechos humanos. En Cali, Colombia, los investigadores realizaron una evaluación aleatoria de un programa de policía militar llamado Plan Fortaleza para medir rigurosamente los impactos de la policía militar en las tasas de criminalidad y los derechos humanos. Los resultados revelaron que el programa de policía militar no tuvo impacto en el crimen durante la implementación y tuvo efectos negativos después de su finalización.

Tema de política

América Latina es la región más violenta del mundo. En 2018, la tasa de homicidios, indicador estándar para medir la violencia, fue de 22 personas por cada 100,000 habitantes; esto es cuatro veces el promedio mundial. Además, el 39 por ciento de los homicidios a nivel mundial ocurrieron en la región, aunque la población latinoamericana representa solo el 9 por ciento de la población mundial. Cuarenta y una de las cincuenta ciudades más peligrosas del mundo se encuentran en América Latina.[ 1 ]

La inseguridad y la violencia en la región han llevado a muchos a apoyar “mano dura” (mano dura) políticas implementadas por gobiernos preocupados por tasas de criminalidad persistentemente altas. Estas políticas generalmente incluyen medidas punitivas estrictas contra delincuentes de bajo nivel y delitos menores, la militarización de las fuerzas policiales, la reducción o suspensión de las garantías del debido proceso y el uso de fuerzas militares para labores de seguridad y vigilancia.[ 2 ] defensores de estos mano dura las políticas los ven como necesarios para controlar el crimen, mientras que los detractores afirman que socavan los derechos humanos. Abundan los ejemplos de participación militar en la seguridad interna civil, desde México hasta el Triángulo Norte y Brasil. Esta estrategia no es exclusiva de América Latina. Sudáfrica, por ejemplo, ha dependido de los soldados para reforzar a los policías en el campo durante casi dos décadas. La vigilancia militar es igualmente común en Indonesia y Filipinas, entre otros países, donde la prevalencia de delitos violentos y actividades delictivas organizadas es alta.[ 3 ] A pesar del papel cada vez más prominente de las fuerzas armadas en la aplicación de la ley en el mundo en desarrollo, y del apoyo público vocal a las mismas, la evidencia empírica sobre la eficacia de estas intervenciones sigue siendo escasa.

Contexto de la Evaluación

Cali es la tercera ciudad más grande de Colombia y una de las más violentas. En 2018, Cali reportó una tasa de homicidios de 46.7 personas por cada 100,000 habitantes, casi el doble de la tasa de la segunda ciudad más grande de Colombia, Medellín, y más del triple de la tasa de la capital, Bogotá. En un esfuerzo por reducir la prevalencia del crimen en la ciudad, la Secretaría de Seguridad y Justicia de Cali, con sede en la Alcaldía, desplegó militares para patrullar los puntos críticos del crimen como parte de una iniciativa conocida como “PlanFortaleza”.

Plan Fortaleza consistió en patrullajes intensivos y recurrentes vehiculares y a pie por parte de soldados fuertemente armados de las Fuerzas Armadas de Colombia en dos “comunas” (comunas). Cali tiene 22 “comunas” en total; Plan Fortaleza centrado en comunas 18 y 20, ambos focos de delincuencia. Los dos comunas comprenden 30 barrios (barrios), que se dividen a su vez en "manzanas" (bloques). Su población combinada era de aproximadamente 215,000 en 2018.

Los investigadores se asociaron con la Alcaldía de Cali, la Tercera Brigada de las Fuerzas Armadas de Colombia e Innovations for Poverty Action para investigar y evaluar el impacto de Plan Fortaleza en Cali

Detalles de la Intervención

Los investigadores realizaron una evaluación aleatoria de los Plan Fortaleza Programa en Cali, Colombia. 1,255 Manzanas fueron seleccionados al azar para recibir patrullas militares; un grupo de comparación recibió presencia policial normal. Cada uno de los bloques de intervención fue asignado para recibir 30 minutos de patrullas militares aproximadamente cada seis días. En realidad, el tiempo promedio dedicado a patrullar fue de alrededor de 11 minutos por cuadra por día, debido en parte al tamaño pequeño de la mayoría de las cuadras y la gran cantidad de soldados patrullando.

Todos los patrullajes ocurrieron desde las 5:00 p. m. hasta la medianoche de lunes a viernes. Mientras patrullaban, los soldados registraron a los presuntos delincuentes por posesión de drogas y armas, verificaron las identificaciones y las licencias comerciales, erigieron barricadas, detuvieron a los presuntos delincuentes y conversaron con los residentes. Para maximizar el cumplimiento de los militares con la intervención, los investigadores contrataron monitores civiles para acompañar cada patrulla. Los monitores utilizaron dispositivos GPS y teléfonos inteligentes equipados con una interfaz personalizada de Google Maps para ayudar a los soldados a navegar a sus bloques de tratamiento asignados. Los monitores también rastrearon e informaron sobre cualquier abuso perpetrado por los soldados mientras patrullaban. (Los monitores registraron solo un incidente de abuso verbal durante la duración del programa).

Para examinar el impacto de la intervención, los investigadores utilizaron datos de las siguientes fuentes:

  1. Datos de delitos administrativos de la Policía Nacional de Colombia, la Alcaldía, la Fiscalía General y la Oficina del Forense, geocodificados a nivel de bloque; y datos administrativos sobre abusos a los derechos humanos de la Oficina del Fiscal General.
  2. Una encuesta de hogares de 2,096 residentes seleccionados al azar de los dos comunas entre el 17 de octubre y el 19 de diciembre de 2019, comenzando mientras la intervención estaba en curso y continuando durante aproximadamente un mes después de que terminó.
  3. Encuesta domiciliaria a 7,921 residentes y empresarios seleccionados aleatoriamente entre el 17 de enero y el 25 de febrero de 2020, entre dos y tres meses después de finalizada la intervención.
  4. Datos de GPS y observaciones de primera mano geocodificadas y con marca de tiempo de los monitores civiles contratados para acompañar a los soldados mientras patrullan.

Resultados y lecciones de política

Plan Fortaleza no redujo la prevalencia de delitos como asesinatos, robos, venta ilegal de drogas y posesión ilegal de armas, incluso cuando los soldados estaban físicamente presentes en las calles.

Los investigadores observaron un aumento grande y estadísticamente significativo de la delincuencia en las semanas posteriores a la finalización de la intervención. En relación con las manzanas sin presencia militar, los investigadores encontraron un promedio de 0.110 delitos más cometidos en las manzanas donde patrullaban los militares y 083 delitos más en las manzanas adyacentes. Esto se traduce, en conjunto, en 23 delitos más en las cuadras donde ocurrió la intervención y 63 delitos más en las cuadras adyacentes entre el final de la intervención y el final del año.

Los investigadores encontraron no hay pruebas de que el programa haya reducido los informes de los ciudadanos sobre victimización por delincuencia, ya sea durante o después de la intervención. Sin embargo, hubo aumentos en los relatos de los ciudadanos sobre (1) presenciar y (2) denunciar delitos a las autoridades, (3) presencia policial y (4) arrestos tanto en la intervención como en las cuadras adyacentes. Estos resultados son consistentes con un aumento en el crimen (y un aumento correspondiente en la actividad policial) después de que se completó la intervención.

Plan Fortaleza Mejora de las percepciones subjetivas de seguridad entre los dueños de negocios. en los bloques participantes en comparación con los bloques donde no había presencia militar. Por el contrario, la intervención tuvo un impacto débil o incluso negativo en la percepción de seguridad de los residentes.

Los investigadores encontraron evidencia débil de un aumento de los abusos de los derechos humanos por parte de los soldados y evidencia más fuerte pero aún sugestiva de un aumento de los abusos por parte de los agentes de policía. Este hallazgo es específico para las encuestas de seguimiento y finales. Los investigadores no encontraron evidencia de un aumento de los abusos en los datos administrativos de la Oficina del Fiscal General, o en las observaciones de primera mano de los monitores civiles.


Para saber más lee un artículo sobre este estudio en El Tiempo esta página y escucha el episodio del podcast de Cerosetenta esta página.

Fuentes


[ 1 ] Nathalie Alvarado y Robert Muggah, “Crimen y Violencia: Un Obstáculo Para El Desarrollo de Las Ciudades de América Latina y El Caribe” (Banco Interamericano de Desarrollo, noviembre de 2018), https://doi.org/10.18235/0001440.

[ 2 ] Robert Muggah, Juan Carlos Garzón y Manuela Suárez, “La 'Mano Dura': Los Costos de La Represión y Los Beneficios de La Prevención Para Los Jóvenes En América Latina”, Instituto Igarapé, consultado el 17 de febrero de 2021, https:// igarape.org.br/wp-content/uploads/2018/06/La-Mano-Dura-Los-costos-de-la-represio%CC%81n-y-los-beneficios-de-la-prevencio%CC% 81n-para-los-jo%CC%81venes-en-Ame%CC%81rica-Latina.pdf.

[ 3 ] Robert Blair y Michael Weintraub. “Mano Dura: Una Evaluación Experimental de la Policía Militar en Cali, Colombia”

Sábado, Abril 02, 2021