Ahorro para gastos de salud en Kenia

Ahorro para gastos de salud en Kenia

Plantilla G Bloques de contenido
Subeditor

Resumen de hallazgos clave

Los miembros de las Asociaciones de Ahorro y Crédito Rotativo en Kenia aumentaron su gasto en productos de salud preventiva en un 66 por ciento cuando recibieron cajas de ahorro individuales etiquetadas para gastos de salud y en un 128 por ciento cuando contribuyeron a un fondo de ahorro grupal independiente orientado a la salud.

Resumen

La salud sigue siendo una barrera importante para el desarrollo económico en las zonas rurales pobres. El acceso a productos de salud efectivos, ya sean preventivos o curativos, ha sido hasta ahora limitado debido en gran parte a la pobreza y la ausencia de mercados financieros que permitan a los hogares pobres invertir en salud a crédito. Dadas tales limitaciones, los hogares pobres deberían ahorrar para anticiparse a futuras crisis sanitarias. Sin embargo, evidencia sustancial sugiere que carecen de productos de ahorro adecuados y, como resultado, los hogares son bastante vulnerables a los shocks de salud. Para afrontar los gastos médicos, recurren a la reducción de activos productivos o capital comercial oa otras estrategias costosas para hacer frente a los riesgos.

Tema de política

Se cree que los beneficios de invertir en salud son muy altos. Por ejemplo, se ha estimado que el 63 por ciento de la mortalidad de menores de 5 años podría evitarse si los hogares invirtieran en productos de salud preventivos. A pesar de esto, los niveles de inversión siguen siendo bastante bajos en muchos países en desarrollo. Si bien muchas personas señalan las restricciones crediticias como el principal impedimento, las barreras al ahorro también parecen ser un obstáculo importante para invertir en salud. Existen varias vías importantes a través de las cuales se pueden restringir los ahorros. Las barreras entre hogares pueden ser relevantes si las normas sociales requieren que un individuo brinde apoyo a amigos y familiares si se lo solicitan y tiene el efectivo disponible. Pueden surgir barreras dentro del hogar si los miembros de un hogar tienen diferentes preferencias de gasto. Pueden surgir barreras intrapersonales si las preferencias de ahorro y gasto de un individuo no son constantes a lo largo del tiempo. Es necesario comprender mejor estas vías y su importancia relativa para que podamos desarrollar dispositivos de ahorro de salud más eficientes.

Contexto de la Evaluación

Los investigadores eligieron trabajar con una estructura social común en el área: una ROSCA (Asociación Rotatoria de Ahorro y Crédito) - un grupo de individuos que hacen una contribución cíclica regular a un fondo, que luego se entrega como un sumidero global a un miembro diferente en cada reunión. Estudios recientes revelan tasas de participación muy altas en estas organizaciones; en África subsahariana, la membresía promedio entre los adultos oscila entre el 50 y el 95 por ciento.1

Detalles de la Intervención

Para estimar la importancia relativa de los diferentes tipos de barreras al ahorro, los investigadores variaron aleatoriamente el acceso a un conjunto de dispositivos de ahorro diseñados específicamente para aliviar una o más de las barreras discutidas anteriormente. Ciento trece ROSCA se asignaron al azar a cinco grupos: a cuatro de los grupos se les dieron dispositivos de ahorro específicos para usar además de sus ahorros semanales regulares, mientras que el quinto grupo sirvió como comparación.

En los primeros dos grupos de tratamiento, a los miembros de las ROSCA se les entregó una caja metálica cerrada con llave (con una abertura en la que se podían hacer depósitos) en la que podían ahorrar en casa. En el primer grupo, el grupo de la “Caja Segura”, los miembros recibieron la llave de la cerradura y, por lo tanto, podían sacar dinero de la caja cuando quisieran, incluso para gastar en productos no relacionados con la salud. En el segundo grupo, el grupo de "Caja de seguridad", a los miembros no se les dio la llave y tuvieron que llamar al oficial del programa para abrir la caja. Una vez abierta, el dinero de la caja solo podía utilizarse para comprar productos sanitarios.

Los otros dos tratamientos estaban al nivel de ROSCA. En el tercer grupo de tratamiento, se alentó a las personas a usar su ROSCA existente para crear un "Health Pot" en el que los miembros contribuirían con una cantidad adicional durante las reuniones regulares destinadas únicamente a productos de salud. En el cuarto grupo, se alentó a las personas a ahorrar en una “Cuenta de Ahorros para la Salud” (HSA) individual que se mantendría en la ROSCA y se destinaría solo para costos de salud de emergencia (es decir, a los encuestados solo se les permitió retirar este dinero si lo necesitaban para una emergencia sanitaria).

En los cinco grupos, se animó a los participantes a ahorrar para alcanzar metas de ahorro para la salud. Por lo tanto, cualquier efecto de un producto de ahorro por encima y más allá del grupo de control debería ser atribuible al producto mismo.

Resultados y lecciones de política

En general, los resultados indican una demanda significativa de tales productos de ahorro. La aceptación de los cuatro tratamientos fue extremadamente alta, lo que sugiere que el efecto principal de todos los tratamientos es simplemente la provisión de un mecanismo para proteger el dinero de los demás. 

En términos de impactos en la salud, los investigadores observaron dos resultados: (1) cuánto invirtió la gente en salud preventiva en el año siguiente al programa; y (2) si las personas tenían suficiente dinero para hacer frente a las emergencias de salud. Tenga en cuenta que Lock Box y Health Pot se orientaron hacia el resultado (1), Health Savings Account se orientó hacia el resultado (2) y Safe Box se orientó hacia ambos resultados.

Inversiones en Salud Preventiva: Un año después de la intervención, las personas en los grupos Safe Box y Health Pot tenían niveles significativamente más altos de inversiones en productos de salud preventiva que los del grupo de comparación. En relación con los individuos del grupo de comparación, Safe Box aumentó la inversión en un 67 por ciento, mientras que Health Pot aumentó la inversión en un 128 por ciento. Como era de esperarse, la Cuenta de Ahorro para la Salud no tuvo efecto sobre esta medida. Sorprendentemente, sin embargo, la caja de seguridad tampoco tuvo ningún efecto. Esta falta de efecto se debe a que el valor de inmovilizar el dinero en salud se ve superado por el costo de limitar por completo la liquidez (por ejemplo, para hacer frente a shocks de ingresos inesperados). 

Hacer frente a los shocks de salud: Las personas en el tratamiento de la Cuenta de Ahorro de Salud fueron menos vulnerables a emergencias inesperadas. Las personas del grupo Safe Box también parecían algo menos vulnerables, aunque los efectos no fueron significativos en los niveles convencionales. Como era de esperar, no hubo efecto en el manejo del riesgo en los dos grupos de tratamientos que no fueron diseñados para ahorros de emergencia.

Prevalencia de Barreras al Ahorro: Los resultados confirman la presencia de los tres tipos de barreras al ahorro. Primero, las barreras interpersonales son sustanciales: aquellos que antes brindaban asistencia a otros sin recibir asistencia a cambio se beneficiaron más que otros. En segundo lugar, las barreras intrapersonales también importan. Aquellos cuyas preferencias de ahorro no fueron constantes a lo largo del tiempo (según lo medido por las preguntas de la encuesta) no pudieron beneficiarse de la Caja Segura (porque les resultó demasiado fácil acceder al dinero). Tampoco se beneficiaron de la caja de seguridad; esto se debe a que, aunque los ahorros en la caja no tenían liquidez, no había un fuerte incentivo para poner dinero en la caja en primer lugar. Sin embargo, se beneficiaron del compromiso más fuerte y la presión social para hacer depósitos que proporcionó Health Pot. En tercer lugar, hay alguna evidencia de barreras dentro del hogar. Los efectos de varias de las intervenciones fueron mayores (aunque no estadísticamente significativos) para las personas casadas. 

 

    Fuentes

    1. Anderson, Siwan y Jean-Marie Baland. 2002. “Economía de Roscas y asignación de recursos dentro del hogar”. Revista trimestral de economía 117 (3): 963-995

    Junio 23, 2015