Limpieza de manantiales naturales en Kenia

Limpieza de manantiales naturales en Kenia

Plantilla G Bloques de contenido
Subeditor

Resumen

Revestir las fuentes de agua con hormigón es una forma eficaz de mejorar la calidad del agua y reducir la carga de la diarrea.

Tema de política

Las enfermedades diarreicas son una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en el mundo en desarrollo, matando a unos 2.6 millones de personas por año entre 1990 y 2000. Los niños menores de 5 años experimentan un promedio de 3.2 episodios de diarrea por año,1 que representa el 20 por ciento de las muertes en este grupo de edad.2 Incluso cuando los episodios de diarrea no son fatales, pueden provocar una deshidratación severa y tener impactos a largo plazo en el desarrollo cognitivo y físico de los niños. Las enfermedades diarreicas a menudo se transmiten cuando un suministro de agua está contaminado con materia fecal y pueden ser endémicas en lugares donde el suministro de agua es irregular.

Contexto de la Evaluación

La diarrea está muy extendida en las zonas rurales de Kenia, donde el 43 por ciento de la población obtiene el agua potable de los manantiales cercanos, generalmente transportada en bidones de 10 a 20 litros. Los propietarios de tierras no tienen ningún incentivo para mejorar el saneamiento de las fuentes de agua en su propiedad porque la costumbre les obliga a permitir que todos tengan libre acceso a los manantiales. Como tal, el agua a menudo se contamina por la escorrentía de agua de lluvia superficial a medida que se filtra del suelo, y esta contaminación se propaga a la población que recolecta agua potable en el manantial. Sin embargo, las personas a menudo son reacias a cambiar sus hábitos para incluir comportamientos que puedan reducir la incidencia de diarrea, como lavarse las manos o clorar el agua a diario, lo que resulta en una baja aceptación de estas intervenciones en el "punto de uso".

Detalles de la Intervención

Los investigadores buscaron una forma económica de mejorar la calidad del agua en la fuente y, por lo tanto, reducir la carga de la diarrea mediante la mejora de los manantiales. Trabajando con una ONG local, identificaron 200 manantiales en el distrito Busia de Kenia y persuadieron a cada comunidad local para que contribuyera con el 10 por ciento de los costos del proyecto de mejora, generalmente en mano de obra. A un costo de alrededor de US$1,000 por sitio, la mitad de estos manantiales tenían sus fuentes revestidas de concreto, lo que obligaba al agua a fluir a través de una tubería en lugar de filtrarse desde el suelo, evitando así la contaminación del agua subterránea. Las ONG llevaron a cabo reuniones comunitarias en las que se seleccionaron comités de usuarios compuestos por residentes locales y se les puso a cargo del mantenimiento de los manantiales protegidos. Estos comités eran responsables de realizar el mantenimiento básico, incluido el parcheo de concreto y la limpieza de zanjas de drenaje, a un costo promedio de US$35 por año a través de contribuciones de la comunidad.

Las características de los hogares, como ingresos, educación y salud, eran aproximadamente iguales entre los dos grupos al inicio del programa, lo que sugiere que no hubo diferencias sistemáticas entre las comunidades que tenían sus manantiales protegidos y las que no. A lo largo del programa, se recopilaron estadísticas sobre el nivel de contaminación del agua y enfermedades diarreicas en todas las comunidades y al examinar los cambios en estas medidas, se pudieron evaluar los impactos de la intervención.

Resultados y lecciones de política

Impacto en la diarrea: La simple inversión en infraestructura de "limpieza de primavera" redujo significativamente tanto la contaminación del agua como la incidencia de diarrea. Hubo un 66 % menos de contaminación por E-coli en los manantiales tratados que en los no tratados, y un promedio de 24 % menos de contaminación en los suministros de agua domésticos de los usuarios entre los hogares que recolectaron agua de múltiples manantiales y los que solo usaron manantiales protegidos. Esta transferencia incompleta de beneficios puede deberse a que los hogares pueden transportar y almacenar agua en recipientes contaminados.

A pesar de estos factores atenuantes, la incidencia de diarrea en niños menores de 3 años se redujo en 4.7 puntos porcentuales, o 25 por ciento, aunque no hubo un efecto significativo en niños de 5 a 12 años. Curiosamente, la reducción de la diarrea se concentró desproporcionadamente entre las niñas, lo que sugiere que la limpieza de primavera podría ser una herramienta eficaz para mejorar la supervivencia de las niñas.

Modificación de la conducta: Posiblemente debido a los aparentes beneficios del uso de manantiales protegidos, las familias comenzaron a aumentar su uso de manantiales protegidos para el agua potable, en relación con otras fuentes. Sin embargo, no hubo cambios significativos en el transporte de agua, la cloración del agua en el hogar, el hervido o las prácticas de higiene, lo que implica que la experiencia con agua significativamente limpia no aumentó el gusto de las personas por mejorar el agua.

Disposición a pagar: Los investigadores utilizaron la información recopilada sobre los cambios en el uso de los manantiales protegidos para estimar cuánto tiempo estaban dispuestos a dedicar los hogares a obtener agua más limpia y, por extensión, cuánto estaban dispuestos a pagar por ella. Estas estimaciones empíricas fueron aproximadamente un tercio de lo que los hogares informan que están dispuestos a pagar por agua limpia y menos de una décima parte del valor que los formuladores de políticas suelen utilizar al evaluar los programas sociales. Los hábitos de viaje de los residentes de Busia, Kenia, sugieren que están dispuestos a gastar como máximo 10.1 días laborales, o alrededor de US$0.89, para evitar un caso de diarrea. Utilizando una estimación alta del valor del tiempo, esto sugiere una valoración de US$2,715 por cada muerte infantil evitada por diarrea, muy por debajo del valor estimado de una vida estadística, y los límites de costo-efectividad generalmente utilizados en los análisis de proyectos de salud en países menos desarrollados. . Esto implica que las personas no entienden el vínculo causal entre el agua limpia y la diarrea, lo que la evidencia anecdótica sugiere que sí, o que le dan menos valor a la mejora de la salud de bebés y niños de lo que normalmente se supone.

Fuentes

1. Control de enfermedades: Proyecto de prioridades, “Importancia de las enfermedades diarreicas en la salud pública”, http://www.dcp2.org/pubs/DCP/19/Section/2531. 

 

2. Parashar, Umesh, et al. “Enfermedad global y muertes causadas por la enfermedad del rotavirus en niños”, Enfermedades infecciosas emergentes. vol. 9 de mayo de 2003.

el 01 de mayo de 2015