El impacto de los préstamos para alimentos y efectivo en los hogares agrícolas en Zambia

El impacto de los préstamos para alimentos y efectivo en los hogares agrícolas en Zambia

Plantilla G Bloques de contenido
Subeditor

Resumen

En ausencia de mercados de crédito formales, muchos hogares agrícolas se involucran en costosas estrategias de supervivencia para llegar a fin de mes entre cosechas, incluido el consumo reducido de alimentos, préstamos informales y trabajo a corto plazo para otras granjas. En Zambia, los investigadores examinaron el impacto del acceso al crédito estacional en el bienestar de los hogares agrícolas, así como en la producción agrícola. Los resultados de la evaluación sugieren que el acceso a alimentos y préstamos en efectivo durante la temporada de carestía aumentó la producción y el consumo agrícolas, disminuyó la mano de obra no agrícola y aumentó los salarios locales. En general, las mejoras en el bienestar a través de un mayor acceso al crédito estacional parecen grandes.

Tema de política

Muchos hogares agrícolas en el África subsahariana carecen de acceso al crédito formal y recurren a estrategias de supervivencia costosas para llegar a fin de mes entre cosechas, que incluyen la reducción del consumo de alimentos, préstamos informales, trabajo a corto plazo en otras granjas y la venta de activos como el ganado. Proporcionar crédito, ya sea en forma de alimentos o dinero en efectivo, podría permitir a las familias campesinas aumentar su seguridad alimentaria y su producción agrícola, ya que los agricultores no se verían obligados a encontrar ingresos fuera de la finca para alimentar a sus familias entre cosechas y, por lo tanto, podrían dedique más tiempo a aplicar fertilizantes, deshierbar o cosechar el cultivo, lo que puede aumentar los rendimientos. A largo plazo, este aumento de la productividad podría aumentar los ingresos en más de lo que los agricultores podrían ganar mediante el trabajo ocasional. Aunque la investigación existente analiza el impacto de los préstamos agrícolas en la productividad de los cultivos, este fue uno de los primeros estudios en analizar el impacto del crédito en la forma en que los agricultores asignan la mano de obra.

Contexto de la Evaluación

La agricultura a pequeña escala es la principal fuente de ingresos en las zonas rurales de Zambia, y el 72 por ciento de la fuerza laboral está empleada en la agricultura. La mayoría de los agricultores son pobres, y en el distrito de Chipata, donde se llevó a cabo esta evaluación, el ingreso promedio era de menos de US$500 por año para un hogar de seis personas en 2012. Sesenta y tres por ciento de los hogares en las zonas rurales de Chipata están clasificados como “muy pobres” y casi todos los hogares carecen de electricidad y agua corriente.

La larga estación seca de Zambia permite solo una cosecha por año, lo que significa que la cosecha debe generar ingresos para durar todo el año. Los pagos de préstamos para insumos y otras deudas a menudo vencen en el momento de la cosecha, lo que dificulta aún más que los hogares reserven recursos para el próximo año. Como resultado, muchos hogares recurren a una variedad de costosas estrategias de supervivencia, incluido el trabajo eventual fuera de la granja durante la temporada de hambre (enero a marzo) para cubrir sus necesidades financieras a corto plazo. 

Detalles de la Intervención

Innovations for Poverty Action trabajó con investigadores para realizar una evaluación aleatoria agrupada de dos años que midió los efectos de los préstamos de alimentos y efectivo en la oferta laboral y la productividad agrícola en Chipata, Zambia. El estudio se llevó a cabo entre 3,139 pequeños agricultores de 175 aldeas. Los pueblos fueron asignados aleatoriamente a tres grupos. En el primer grupo de aldeas, a todos los agricultores de la aldea se les ofreció un préstamo de 200 kwacha zambianos (aproximadamente 33 dólares estadounidenses en 2014). En el segundo grupo de aldeas, a los agricultores se les ofrecieron préstamos para alimentos consistentes en tres sacos de maíz de 50 kg. de las aldeas sirvieron como grupo de comparación y no tuvieron acceso a préstamos.

En los dos grupos de tratamiento, los préstamos se ofrecieron durante el inicio de la temporada de carestía en enero de 2014 y enero de 2015. Los agricultores tenían que devolver 260 kwacha en efectivo o cuatro sacos de maíz después de la cosecha cada año (en julio). Independientemente del tipo de préstamo, los prestatarios pudieron pagar con maíz o en efectivo. Para medir cómo persiste el efecto de recibir préstamos en el tiempo, algunas aldeas no recibieron préstamos durante el segundo año del estudio.

Resultados y lecciones de política

En general, aumentar el acceso al crédito durante la temporada de carestía ayudó a los hogares agrícolas a asignar la mano de obra de manera más eficiente, lo que generó mejoras en la productividad y el bienestar.

Recogida y reembolso: Los hogares tenían una gran demanda de préstamos en efectivo y de maíz. La tasa de aceptación entre los agricultores elegibles fue del 99 % en el primer año y del 98 % en el segundo año. La tasa de reembolso fue del 94 por ciento para ambos tipos de préstamos el primer año y del 80 por ciento en el segundo. Las altas tasas de aceptación y reembolso sugieren que los agricultores no solo estaban interesados ​​en préstamos estacionales, sino que también estaban dispuestos y, en general, podían pagarlos con intereses. La disminución de las tasas de reembolso del segundo año se debió principalmente a patrones de lluvia volátiles y una menor producción agrícola general en 2015.

Producción agrícola: En las aldeas con acceso a préstamos, los hogares agrícolas produjeron alrededor de un 8 % más de producción agrícola en promedio en relación con los hogares de las aldeas de comparación. El impacto en la producción agrícola fue sustancialmente mayor en el primer año del programa cuando las lluvias fueron buenas.

Consumo de comida: Cuando se les ofrecieron alimentos o préstamos en efectivo, los hogares tenían alrededor de 11 puntos porcentuales menos de probabilidades de quedarse sin alimentos, experimentaron una reducción de alrededor de un cuarto de desviación estándar en un índice de seguridad alimentaria y consumieron más comidas en general y significativamente más proteínas. .

Oferta de trabajo y salarios: Los hogares que tuvieron acceso a un préstamo durante la temporada de carestía tenían un 10 % menos de probabilidades de realizar trabajos eventuales y vendieron en promedio un 24 % menos de mano de obra ocasional por semana durante la temporada de carestía. También pasaron más tiempo trabajando en sus propios campos: las horas de trabajo familiar invertidas en la finca aumentaron en promedio un 8.5 por ciento por semana. Como resultado de la oferta reducida de trabajadores ocasionales y el aumento de la contratación, las ganancias diarias (salarios) aumentaron entre un 9 y un 16 por ciento en las aldeas de préstamo.

Los resultados de este estudio sugieren que incluso ofrecer préstamos relativamente pequeños durante la temporada de escasez puede aumentar el bienestar y la producción agrícola; se necesitarían préstamos más grandes para financiar fertilizantes u otros insumos agrícolas más caros. Los mayores efectos positivos se observaron entre los hogares con los recursos disponibles más bajos (granos y ahorros en efectivo) en la línea de base, en consonancia con una reducción de la desigualdad y una asignación más eficiente de la mano de obra entre las fincas. Las implicaciones de política se extienden más allá del crédito estacional; se pueden lograr mejoras similares con mejores mecanismos de ahorro o mejores tecnologías de almacenamiento.


IPA y el International Growth Center (IGC) realizaron una serie de eventos de difusión en marzo de 2016 para presentar y discutir los resultados preliminares. Todos los detalles here.

Febrero 25, 2015