Mejora de la seguridad a través de vigilancia policial concentrada y limpieza municipal en Bogotá, Colombia

Mejora de la seguridad a través de vigilancia policial concentrada y limpieza municipal en Bogotá, Colombia

Plantilla G Bloques de contenido
Subeditor

Resumen

Las fuerzas policiales en las ciudades tienden a concentrar sus esfuerzos en las áreas de mayor delincuencia, pero el aumento de la presencia estatal en los lugares de mayor delincuencia puede simplemente desplazar la delincuencia a otras áreas, dejando sin cambios los niveles generales de delincuencia. En Bogotá, Colombia, los investigadores se asociaron con la ciudad para medir el impacto de la vigilancia policial concentrada, el aumento de las limpiezas municipales o ambos en la reducción del crimen y el desplazamiento. La evaluación encontró que los dos enfoques redujeron el crimen en las calles seleccionadas cuando se implementaron juntos, pero no cuando se implementaron solos. Si bien la mayoría de los delitos, en particular los delitos contra la propiedad, parecen haberse trasladado a las calles cercanas, existe evidencia sugestiva de que los delitos violentos, especialmente los homicidios y las violaciones, disminuyeron en toda la ciudad como resultado de la intervención.

Tema de política

En la mayoría de las ciudades del mundo, el crimen se concentra en una pequeña cantidad de lugares, que la policía suele llamar “puntos calientes” del crimen. La vigilancia de puntos calientes, en la que la policía pasa más tiempo en áreas de mayor delincuencia, se ha convertido en uno de los enfoques más comunes para la reducción de la delincuencia: más del 90 por ciento de las agencias policiales en los Estados Unidos utilizan una versión de este método. Un enfoque relacionado basado en la geografía es que los municipios dediquen más tiempo a limpiar áreas especialmente desordenadas de la ciudad. Esta técnica sigue la hipótesis de las “ventanas rotas”, que sugiere que la basura, el grafiti, las ventanas rotas y otros signos de desorden sugieren a los posibles delincuentes que hay poca aplicación de la ley en el área, lo que hace que sea más probable que ocurra un delito.

Si bien varios estudios han sugerido que estos enfoques basados ​​en la geografía son efectivos,1 es difícil estudiar su impacto completo. Tales estrategias pueden reducir el crimen en los puntos conflictivos, pero también pueden alentar involuntariamente a los criminales a mudarse a otras áreas menos vigiladas, dejando sin cambios el nivel general de crimen en la ciudad. Para comprender mejor las implicaciones de los efectos secundarios de la delincuencia, es importante analizar las grandes intervenciones. Este estudio es, por un orden de magnitud, el experimento policial de puntos calientes más grande jamás realizado.

Además, la mayor parte de la base de pruebas policiales de puntos conflictivos se ha desarrollado en EE. UU. y otros países desarrollados. Junto con una intervención policial en puntos críticos en Medellín, estos son dos de los primeros experimentos policiales en puntos críticos en América Latina. Este estudio aporta nueva evidencia sobre si la vigilancia de los puntos conflictivos y las limpiezas municipales pueden reducir, en lugar de simplemente desplazar, la delincuencia.

Contexto de la Evaluación

Como en muchas ciudades importantes, el crimen en Bogotá, Colombia, está espacialmente concentrado. El dos por ciento de los 137,000 segmentos de calles de Bogotá, una cuadra de calle entre dos intersecciones, representó todos los homicidios entre enero de 2012 y septiembre de 2015. Durante el mismo período, estas calles recibieron aproximadamente el 10 por ciento del tiempo policial y servicios públicos limitados.

Aunque la situación de seguridad ha mejorado en los últimos años, la delincuencia en Bogotá sigue siendo una gran preocupación social. La tasa de homicidios en Bogotá fue de 15.6 por cada 100,000 habitantes en 2016, comparable a la tasa de Chicago (15 homicidios por cada 100,000 habitantes), pero considerablemente inferior a algunas de las ciudades más violentas del mundo, como Caracas (120 homicidios por cada 100,000 habitantes). Además, la seguridad y la protección para los residentes de Bogotá se ha quedado atrás de las grandes mejoras para quienes viven en otras áreas de Colombia. De hecho, en una clasificación de 2015 de The Economist Intelligence Unit, se consideró que Bogotá tiene la tercera peor calidad de vida en América Latina, superando solo a la ciudad de Guatemala y Caracas.2 Cuando el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, asumió el cargo en enero de 2016, prometió enfrentar el crimen y la violencia en las 750 calles con mayor índice de criminalidad de la ciudad.

Detalles de la Intervención

Los investigadores trabajaron con Innovations for Poverty Action, el departamento de policía de Bogotá y la oficina del alcalde de Bogotá para realizar una evaluación aleatoria que midió el impacto del aumento de la vigilancia policial y las limpiezas municipales sobre el crimen y la percepción de los ciudadanos sobre la policía en áreas específicas y adyacentes. Después de trabajar con la policía para identificar 1,919 de los segmentos de calles con mayor delincuencia en Bogotá, los investigadores asignaron aleatoriamente los segmentos de calles a uno de cuatro grupos:

  1. Vigilancia de puntos calientes: Durante ocho meses, la policía aumentó el tiempo que dedicaba a patrullar de 90 a casi 180 minutos por día. Los comandantes les dijeron a las patrullas que ingresaran a los puntos de acceso ubicados cerca de bares y clubes nocturnos tres veces durante el día y tres veces por la noche. En otros puntos críticos, los comandantes ordenaron a la policía que ingresara cinco veces durante el día y una vez por la noche. Más allá de pasar tiempo extra, la policía no alteró nada de su comportamiento o actividad habitual mientras patrullaba estas áreas.
  2. limpiezas municipales: La oficina del alcalde instruyó a los contratistas encargados del mantenimiento municipal para que diagnostiquen problemas en estos segmentos de calles y luego presten los servicios apropiados. Los equipos repararon el alumbrado público, limpiaron grafitis no artísticos y recolectaron basura.
  3. Vigilancia de puntos calientes y limpiezas municipales: Tanto los equipos municipales como la policía pasaban más tiempo en estas zonas.
  4. Comparación: La policía y los equipos municipales no recibieron ninguna instrucción especial sobre cómo trabajar en estas áreas.

Los investigadores construyeron una medida agregada de inseguridad al combinar la incidencia delictiva percibida por los residentes de Bogotá, la victimización delictiva autoinformada por los residentes y los informes policiales. Para medir los efectos en las calles vecinas, los investigadores también recopilaron datos de segmentos de calles ubicados dentro de radios de 250 y 500 metros de los puntos críticos específicos (estudios anteriores se han centrado principalmente en los desbordamientos de aproximadamente dos cuadras, o 150 metros).

Resultados y lecciones de política

En general, la evaluación encontró que cuando la ciudad concentró las patrullas policiales y limpió las calles, el crimen disminuyó en las calles con alto índice de delincuencia que recibían directamente esos servicios. Sin embargo, la mayoría de los delitos parecen haberse desplazado a las calles cercanas, lo que contrarresta los resultados positivos. Hay algunos indicios de que los delitos violentos disminuyeron en general, pero se necesita más investigación para ser concluyentes.

Ni la vigilancia de los puntos conflictivos ni las limpiezas municipales condujeron a una disminución de la delincuencia cuando se implementaron individualmente. Es posible que cada intervención por sí sola no haya tenido efecto sobre los delitos denunciados en las calles seleccionadas.

Sin embargo, hay evidencia de que el crimen simplemente se trasladó a las calles cercanas, contrarrestando la mayoría de los resultados positivos. Los resultados sugieren que la delincuencia puede haber aumentado ligeramente en cada una de las más de 77,000 calles ubicadas dentro de los 250 metros de las calles tratadas. Cuando se suman los efectos directos y de desplazamiento, los resultados descartan una mejora de más del 2-3 por ciento en la delincuencia en toda la ciudad.

Los delitos contra la propiedad, más que los delitos violentos, parecen haberse desplazado a otras áreas. Los resultados sugieren que el desplazamiento del crimen fue impulsado principalmente por delitos contra la propiedad (motivados económicamente), no por delitos violentos. Los delitos violentos parecen caer en conjunto, aunque estos resultados son ambiguos y deben tomarse con cautela. Hay indicios de que los homicidios y las violaciones, algunos de los delitos más costosos, se redujeron en un 5 por ciento en toda la ciudad.

La combinación de ambas intervenciones condujo a una gran disminución de los delitos denunciados en las calles seleccionadas. Hubo una disminución de alrededor del 57 por ciento en el número de delitos denunciados en las calles que recibieron vigilancia policial intensiva y servicios municipales al mismo tiempo. Esta estimación se basa en un pequeño número de calles; sin embargo, por lo tanto, tomamos estos efectos de interacción con precaución.

Dados los desafíos de medir con precisión los efectos indirectos y el desplazamiento del crimen, se necesita más investigación, en particular una evaluación aleatoria entre ciudades que estime los impactos en toda la ciudad, para comprender mejor si las tácticas basadas en el lugar son efectivas para reducir el crimen.


Vea al Director del Programa de Paz y Recuperación de IPA, Sebastian Chaskel, presente en este estudio y aprenda sobre otros trabajos sobre delitos que IPA está realizando con investigadores en América Latina. here.

Fuentes

[ 1 ] Braga, A., AV Papachristos y DM Hurreau (2012). Un marco de evaluación de factores ex post para intervenciones policiales basadas en el lugar. Revisiones sistemáticas de Campbell 8, 1-31.

[ 2 ] Associated Press en Bogotá (2015). Exalcalde de Bogotá reelegido después de 14 años, derrotando a la izquierda de Colombia. The Guardian. http://www.theguardian.com/world/2015/oct/26/colombia-bogota-mayor-enrique-penalosa-re-elected

Junio 09, 2016