¿Qué queremos decir cuando decimos "aprendizaje a distancia" y por qué es importante?

¿Qué queremos decir cuando decimos "aprendizaje a distancia" y por qué es importante?

Plantilla G Bloques de contenido
Subeditor
IMG_3592 cultivo.jpg
 

By Sarah Kabay , Olga Nombreny Estefanía Wu

En respuesta a la pandemia de coronavirus, más de 188 países instituyeron el cierre de escuelas en todo el país. Como resultado, innumerables sistemas educativos y educadores están tratando de encontrar alternativas al aula. En IPA, apoyamos y nos asociamos con varios Ministerios de Educación y hemos estado buscando investigaciones y pruebas que puedan ayudar a informar a nuestros socios durante estos desafíos, cuyo alcance nadie ha enfrentado antes.

Empezamos preguntándonos, ¿qué estamos buscando exactamente? “Aprendizaje a distancia” es uno de los términos más populares que se utilizan en este momento. Podemos ver en los datos de tendencia de Google que las búsquedas de “aprendizaje a distancia” (en azul) se cuadruplicaron entre febrero y marzo de este año. El "aprendizaje remoto" (en rojo), aunque un poco menos popular, reflejó un aumento similar en el interés. 

Datos de tendencias de Google.jpg
 

Tradicionalmente, el aprendizaje a distancia se ha definido como cuando un instructor se encuentra en un lugar diferente al del alumno. A menudo discutido con otros términos como aprendizaje virtual, en línea o abierto, el aprendizaje a distancia surgió junto con las tecnologías que lo permitieron. Sin embargo, es importante distinguir el aprendizaje a distancia del aprendizaje en línea, que puede tener lugar en un salón de clases con un maestro presente. 

Algunos tipos de aprendizaje a distancia pueden ser efectivos, pero no todos son iguales

Varias intervenciones de tecnología educativa han demostrado ser muy eficaz, que permite a los estudiantes moverse a su propio ritmo y recibir retroalimentación inmediata e individualizada, pero a menudo se llevan a cabo dentro de la estructura y supervisión de las aulas o programas extracurriculares. Por ejemplo, en México, telesecundarias han estado operando desde 1968 y por lo general atienden a 1.4 millones de estudiantes, o poco más del 20% de los estudiantes de secundaria. En ese modelo, los estudiantes se reúnen en las aulas, pero las lecciones se transmiten simultáneamente en todo el país de acuerdo con un horario preestablecido y un monitor maestro, o maestro supervisor, facilita la discusión en clase. Se ha encontrado que las telesecundarias aumentar el logro educativo, la matriculación e incluso el empleo en comparación con las escuelas tradicionales en lugares marginados. Sin embargo, los programas de aprendizaje a distancia que son completamente remotos, Tienden a tener tasas relativamente altas de abandono y fracaso. y los estudiantes con discapacidades de aprendizaje pueden estar particularmente en desventaja. 
 

La imagen puede ser diferente dependiendo de la edad.

Hasta ahora, la gran mayoría de la educación a distancia se ha centrado en estudiantes de primaria, secundaria o terciaria, y podría importar que el término ahora se esté utilizando para niños mucho más pequeños. Esto se debe a que la enseñanza presencial puede ser especialmente importante para el aprendizaje de los niños pequeños. Varios estudios han demostrado que los bebés pueden aprender habilidades de un segundo idioma a partir de interacciones en persona, pero no de televisión o grabaciones de solo audio. Junto con algunos hallazgos de la neurociencia, esta investigación ha inspirado la teoría que las primeras fases de la adquisición del lenguaje requieren interacción social. Aunque es bien sabido que los cerebros de los bebés son excepcionalmente sensibles a la influencia externa, un campo de investigación cada vez mayor llama la atención sobre el hecho de que Los cerebros de los niños pasan por un posible segundo período de plasticidad, cuando sus cerebros son particularmente sensibles a la experiencia y el entorno.-en la adolescencia. Es posible que la interacción en persona con compañeros y maestros también sea fundamental para el aprendizaje de los niños mayores. Los niños más pequeños también pueden carecen de las habilidades de aprendizaje autónomo y autocontrol necesarios para prosperar en un entorno de aprendizaje a distancia.
 

El mensaje está en el medio. 

Este tema de la interacción social trae a colación otra preocupación importante: que el aprendizaje a distancia tradicionalmente se refiere a una situación en la que un maestro está directamente comprometido con los estudiantes y en la que los estudiantes pueden interactuar con el maestro. Esto puede resonar con ciertas experiencias actuales, como las "clases de Zoom" que actualmente imparten maestros en varios países de altos ingresos, pero es bastante diferente de la experiencia de otros países donde el contenido educativo se reproduce por radio o televisión sin un conexión directa entre profesores y alumnos. 
 

Este último, una transmisión de contenido pregrabado, podría alinearse más con la investigación sobre medios educativos. Hay algunas investigaciones que sugieren que la exposición a programas de medios educativos puede mejorar la alfabetización y la aritmética e incluso comunicar la importancia de los comportamientos de salud como lavarse las manos. Pero en muchos países, poblaciones significativas de niños no tienen acceso a televisores, radio o incluso acceso confiable a electricidad o cobertura de red. La pandemia de coronavirus ha dejado una brecha aún más profunda con respecto al uso digital, con menos del 10% de los 450 millones de niños en África se inscribieron en algún tipo de programa de tecnología educativa en marzo de 2020. Los países con poblaciones más pequeñas y especialmente los países que no hablan inglés están particularmente desatendidos. 

Nueva investigación de IPA, en colaboración con el Ministerio de Educación de Perú y el Banco Interamericano de Desarrollo, encuestó a más de 8,000 padres (junto con maestros y directores) en todo el país para ver si las familias estaban usando los servicios de enseñanza remota del Ministerio (ofrecidos en español y nueve idiomas indígenas) y cómo lo hacían. . Los investigadores encontraron que la mayoría usaba transmisiones de televisión (78 por ciento), pero casi la misma cantidad usaba Internet (22 por ciento) que la radio (20 por ciento). Esto sugiere que incluso dentro del mismo país, es probable que los estudiantes estén aprendiendo a través de diferentes medios, lo que en última instancia puede afectar lo que están aprendiendo.

Además, la gran mayoría de la investigación sobre medios educativos se ha centrado en entornos de altos recursos. Como se señaló en un estudio de 2018, en ese momento, “Además de la literatura sobre las producciones internacionales de Sesame Street, hasta la fecha no existe ninguna investigación publicada sobre el impacto de los medios infantiles creados en países de ingresos bajos y medianos (LMIC)”. 

¿Y los padres?

Una preocupación crítica para cualquier iniciativa de aprendizaje a distancia es cómo involucrar a los padres. Tradicionalmente, el término La “educación en el hogar” se ha definido como cuando los padres son responsables de educar a sus hijos en el hogar en lugar de que los niños vayan a la escuela.. Este término se originó como un movimiento relativamente pequeño en los EE. UU. en la década de 1960, y la educación en el hogar es ilegal o está altamente regulada en muchas otras partes del mundo. Incluso en los EE. UU., existe muy poca investigación sobre la educación en el hogar, aunque ha crecido en popularidad. En 2016 en los Estados Unidos, las escuelas chárter, un tema muy popular de investigación educativa, tenían 3 millones de niños matriculados; en el mismo año, 1.7 millones de niños fueron educados en casa, aunque es mucho menos frecuente el tema de investigación. 
 

La diversidad de entornos domésticos requiere una discusión importante sobre la desigualdad. Los padres más educados y más ricos tienen más recursos para dedicar a los niños. La brecha de habilidades entre los niños de nivel socioeconómico alto y bajo se amplía mientras las escuelas están cerradas. Para tratar de mitigar la situación, Actualmente, IPA está realizando un estudio con el Banco Interamericano de Desarrollo y los ministerios de educación en cinco países latinoamericanos para enviar mensajes de texto a los padres con consejos prácticos para mejorar la educación en el hogar y facilitar su participación en la educación de sus hijos. 

Tal vez podamos usar la mayor conciencia de la inequidad que ha generado la situación actual para avanzar en estas iniciativas y pensar en que este trabajo avance. Incluso cuando las escuelas están abiertas, los investigadores estiman que los niños gastan solo 10-20% de sus horas de vigilia en la escuela. Fortalecer el entorno de aprendizaje en el hogar será increíblemente importante, además del trabajo para apoyar a los maestros y los gobiernos a medida que los niños regresan a las escuelas con niveles de aprendizaje y bienestar dramáticamente diferentes. A medida que continuamos revisando y comunicando la evidencia a los socios, tenemos cuidado de notar las distinciones entre estos diferentes términos (aprendizaje a distancia, edtech, medios educativos, educación en el hogar) y cómo se traducen en preocupaciones clave para políticas y prácticas específicas en el futuro.


Sarah Kabay es la directora del programa de Educación de IPA..

Olga Namen es Investigadora Postdoctoral en la Universidad del Rosario e IPA.

Stephanie Wu se graduó recientemente de la Universidad de Pensilvania y es pasante de verano en el programa de Educación de IPA.

Junio 29, 2020